Overwatch

Ecos de Echo: una historia del héroe 32

Ecos de Echo: una historia del héroe 32

Ya la habían visto: esa elegante y ciclópea presencia ómnica que flotaba en los fondos de las ilustraciones iniciales de la alineación de Overwatch. Ya escucharon los susurros de su creadora: Mina Liao, una de las fundadoras de Overwatch, cuyos conocimientos especializados eran invaluables para Jack Morrison, Gabriel Reyes y Ana Amari ante la inminente amenaza de la Crisis Ómnica. Y al fin llegó: Echo, la heroína n.º 32, se une a las filas de la alineación de Overwatch.

“Echo es un personaje muy especial para nosotros, ya que los jugadores la conocen desde hace mucho tiempo”, menciona Jeff Kaplan, director del juego de Overwatch, quien deja ver su cariño por el personaje más reciente del juego, tal como lo haría un padre al hablar acerca del hijo que vio crecer y que ahora se marcha para estudiar en la universidad. “Los jugadores ya conocían a Echo, la vieron en las ilustraciones iniciales de Overwatch. Este personaje aparece en la cinemática “Reunion”, en donde McCree la libera de la Banda Deadlock”.

Y si bien hemos podido entrever a Echo durante estos años, la Dra. Mina Liao es una figura relativamente nueva para los seguidores de Overwatch. “Overwatch tuvo varios fundadores. Como es obvio, entre ellos están Jack Morrison y Gabriel Reyes”, afirma Kaplan. “Y, durante el proceso de fundación del grupo, invitaron a la Dra. Mina Liao para que se uniera a Overwatch. Ella era una experta en inteligencia artificial y robótica que trabajó para Omnica Corporation, donde había creado los primeros ómnicos. Morrison quería contratar al mejor experto en el área, alguien que dominara el campo de la robótica para hacer de Overwatch un grupo más instruido e inteligente en lo que respecta a la Crisis Ómnica”.

La Dra. Liao ingresó a las esferas de Overwatch con la finalidad de ayudar a sus nuevos compañeros a comprender qué eran los ómnicos, la manera en la que operaban y las medidas para acabar con la crisis. Una vez que se instauró la paz entre ómnicos y humanos, la Dra. Liao retomó su gran pasión: la investigación sobre las incógnitas de la robótica. ¿Qué era lo que faltaba? ¿Cómo podría evolucionar a los ómnicos y llevarlos al siguiente nivel? La respuesta a estas interrogantes estaba vinculada a Echo, su proyecto más ambicioso hasta la fecha y que, sin que Liao lo supiera, se convertiría en su regalo de despedida para el mundo.

“Se dirigió a Jack Morrison y Gabriel Reyes y les dijo: ‘puedo crear un robot de aprendizaje adaptativo. De esta manera, si necesitamos desplegar equipos de asalto de Overwatch y necesitan un piloto, este robot podrá pilotar la nave; si requieren atención médica, podrá aprender y brindar asistencia médica. El robot podrá adaptarse al rol de la misión sin importar de qué especialidad se trate. Por esa razón considero que sería una pieza fundamental para Overwatch’”.

Aunque se mostró reacio a avanzar con tal propuesta, Morrison dio luz verde al proyecto luego de que Liao le diera su palabra de que todo estaría bajo control. “No obstante, Mina se tomó algunas libertades y programó al robot con capacidades de autoaprendizaje... mediante la observación”, explica Kaplan. “A medida que trabajaba en el proyecto Echo, el robot comenzó a adoptar su voz. La voz que emite Echo es en realidad la voz de la Dra. Mina Liao. Cuanto más evolucionó Echo, mejor se adaptó a todos los héroes en su entorno. Los observó, aprendió a hacer lo que ellos hacían y la manera en que lo realizaban”.

La hazaña de Liao, que consistía en una inteligencia artificial adaptativa y versátil, capaz de modificar su comportamiento, reconfigurarse al vuelo (literalmente) y aprender de quienes la rodean, convirtió a Echo en una ayudante ideal en las misiones y, a la vez, en un riesgo potencial conforme aumentó su nivel de conciencia propia y comenzó a cuestionar su lugar en el mundo.

Y aunque solo unos cuantos conocen las verdaderas capacidades de Echo, Jesse McCree, un agente de Blackwatch que fue asignado para proteger a Liao y su investigación, forjó una amistad con la científica y a menudo participó en su trabajo con Echo. Tras la muerte de Liao durante un ataque a su laboratorio, la dirección de Overwatch se opuso a continuar con el proyecto sin su creadora, así que canceló todo y puso a Echo en cuarentena. Años más tarde, se hizo un intento para transportar a Echo hacia un complejo gubernamental de seguridad, pero la operación fracasó cuando la infame Banda Deadlock robó el tren donde llevaban al robot, pero luego de un rescate caballeresco por parte de su viejo amigo McCree, Echo logró salir y se dirigió a París para apoyar al recién renovado Overwatch y defender el lugar ante la incursión de Null Sector, tal como se ve en “Zero Hour”. De este modo, ingresó al nuevo equipo de Overwatch, ahora como una integrante oficial del grupo.

“Mina Liao vive a través de Echo”, comenta Kaplan. “Echo adquirió gran parte de la esencia de Liao, y además se adapta de forma constante a todos los agentes que la rodean”.

Ahora que está libre de los confines de su laboratorio y que por primera vez puede aprender más sobre el mundo que la rodea, Echo continúa adaptándose a la vez que trabaja con Overwatch como el legado vivo de Liao. Mientras que el robot adquiere más conciencia propia y se cuestiona lo que le depara el futuro, sus compañeros también comienzan a dudar. Se preguntan si solo se mantendrá como un simple eco de Liao o si conseguirá desarrollar una personalidad propia.


Si desean conocer más sobre las habilidades de Echo y su historia, echen un vistazo al sitio web.

Sigan el plan de vuelo junto con Echo, ¡que ya está disponible en la RPP! 

Artículo siguiente

Noticias destacadas