Overwatch

Una actualización al Workshop que otorga un poder sin precedentes a los creadores

Una actualización al Workshop que otorga un poder sin precedentes a los creadores

“Llegó la hora de quitar las ruedas de aprendizaje”, anuncia el ingeniero de jugabilidad Dan Reed.

“¿Cómo?”, le responde su compañero, el ingeniero de jugabilidad Zach Metcalf. “¿Te refieres a las ruedas para niños?”.

“Claro. Ahora podemos caernos de la bicicleta, pero también podremos ir más rápido y hacer piruetas”, aclara Reed.

Los ingenieros se refieren al nuevo parche para el Workshop de Overwatch, el sistema para secuencias de comandos del juego que permite a los jugadores crear sus propios modos de juego personalizados. Además de incorporar nuevos mapas, herramientas y mejoras a la calidad de vida, el parche (disponible ahora en la Región Pública de Pruebas o RPP) quita una rígida restricción diseñada para proteger a los creadores contra errores que conduzcan a colapsos. De eso se trata este parche para el Workshop: más potencia, menos limitaciones y (según Reed y Metcalf esperan) creaciones aún mejores.

Reed y Metcalf comparten una pasión particular por el Workshop en parte a raíz de sus historias personales. Reed es un avezado veterano de Blizzard que integra el equipo de Overwatch desde sus inicios. Fue uno de los primeros ingenieros que apoyó el desarrollo del Workshop en 2017. Pianista de toda la vida, en la universidad decidió emigrar de la composición musical hacia la programación cuando se dio cuenta de que dedicaba la mayor parte de su tiempo libre a crear juegos.

La historia de Metcalf es un poco diferente. Cuando era joven, jugaba al tenis en un nivel sumamente alto, al punto de participar en una serie de torneos del Reino Unido con una prestigiosa academia. En 2018, se incorporó a Blizzard y no tardó en apoyar la idea del Workshop durante la etapa previa a su lanzamiento.

“El tenis presenta un equilibrio perfecto entre agilidad, fuerza física y estrategia”, describe Metcalf. “Encontrarle el ritmo al peloteo es una experiencia casi hipnótica. Creo que esa profunda concentración y determinación fue algo que trasladé a mi trabajo como ingeniero”.

Tal como Reed, Metcalf se emociona al dominar una disciplina compleja. Por este motivo es que también se sintió gratamente sorprendido al leer historias de jugadores que obtienen una sensación parecida a partir del Workshop. Sin embargo, no todas son historias de éxito. A medida que más creadores conseguían dominar las herramientas, más comentarios recibían. Por su parte, Reed y Metcalf se dedicaron a escuchar. Todos los cambios implementados en el nuevo parche estuvieron motivados por los comentarios de los jugadores.

“Básicamente, tomamos las frustraciones de los jugadores, llegamos a la conclusión de que efectivamente había situaciones que generaban frustraciones y nos propusimos solucionarlas”, analiza Reed.

Los mapas de partida personalizada son un gran ejemplo de este enfoque aplicado a la práctica. Reed y Metcalf quedaron asombrados por los extremos a los que llegaban los jugadores con el objetivo de encontrar entornos apropiados para sus mapas.

“De hecho, muchos de los modos de juego populares se desarrollan en diversos lugares fuera de los límites del mapa”, comenta Metcalf. “Por ejemplo, el techo de La Habana, debido a que es una buena superficie plana donde los creadores pueden diseñar modos de juego de arena”.

Para facilitar el proceso, Reed y Metcalf trabajaron con el equipo de mapas de Overwatch para proporcionar a los creadores tres nuevos mapas que ahora se encuentran disponibles exclusivamente para partidas personalizadas: Cámara de Workshop, Isla de Workshop y Expansión de Workshop. Cámara de Workshop es un espacio cerrado de 40 x 40 metros. Isla de Workshop tiene el mismo tamaño, pero no tiene techo ni muros. Por último, se encuentra Expansión de Workshop, un espacio plano de 900 x 900 metros que técnicamente se ha convertido en el mapa más grande que ha creado el equipo de Overwatch.

Otro motivo de frustración entre los creadores giraba en torno a la falta de subrutinas, una útil función de programación que Reed y Metcalf agregaron al Workshop en el nuevo parche. Según explican los ingenieros, las subrutinas son básicamente funciones independientes que pueden ser ejecutadas junto a otras partes de la secuencia de comandos. Al no contar con ellas, a menudo los creadores se veían obligados a utilizar arriesgadas soluciones alternativas que aumentaban el tamaño y la complejidad de la secuencia.

“Antes había una gran cantidad de secuencias de comandos copiadas y pegadas, o bien formas un poco intrincadas de que determinadas reglas se activaran en momentos puntuales”, elabora Metcalf.

Una solución alternativa era crear una regla que se ejecutara cada vez que una variable cambiara de falsa a verdadera. Cuando la regla terminaba, dicha variable tenía que ser convertida nuevamente en falsa.

“Hacer las cosas de esa manera ciertamente resultaría... tedioso”, evalúa Reed.

“Ahora que tienen subrutinas, los jugadores pueden contar con una forma mucho más fácil de aislar una sección específica de la lógica y llamarla cuando resulte necesario”, comenta Metcalf.

Tan solo pensar en este ejemplo resulta frustrante, ni hablar la implementación en el Workshop. Los ingenieros confiesan que esta frustración de segunda mano fue lo que inspiró todas las actualizaciones de este parche, que incluye el Panel de diagnóstico de secuencia de comandos, el cual indica a los creadores del Workshop qué tan cerca se encuentra su secuencia de comandos de exceder el límite de tamaño. Esta función facilita el rechazo de secuencias de comandos y permite anticipar dicho momento. Los desarrolladores esperan que herramientas como estas ayuden a los creadores a aprender a escribir secuencias de comandos de forma más eficiente.

“Quedamos sorprendidos por lo que podían hacer antes, así que estamos aún más emocionados por ver lo que harán ahora que tienen mejores herramientas y mejoras a la calidad de vida”, expresa Metcalf.

La confianza en la comunidad de creadores del Workshop fue el motor que impulsó a los desarrolladores a complementar las demás nuevas funciones del parche y quitar el requisito de que todos los bucles estuvieran precedidos por una acción de espera. Si bien esta restricción reducía la probabilidad de generar un bucle infinito y colapsar el juego, a la vez entorpecía las secuencias de comandos y limitaba los resultados que podía obtener un creador talentoso.

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, afirma Reed. “Por suerte, son personas inteligentes. Antes, sentíamos que necesitábamos brindar una estructura de apoyo, pero ahora ya no hace falta”.

Estos cambios son solo el comienzo. Los desarrolladores esperan que el parche ofrezca a los jugadores más libertad para explorar el Workshop y están ansiosos por seguir recibiendo comentarios e incorporar nuevas funciones a futuro. Mientras tanto, están ansiosos por ver hacia qué lugares los llevarán los nuevos y optimizados modos que los jugadores podrán crear con mejores herramientas (libres de las ruedas de aprendizaje).

Lee las notas de parche completas sobre las actualizaciones del Workshop y echa un vistazo a la experiencia mejorada en el Workshop, disponible en la Región Pública de Pruebas (RPP).

¿Estás recién comenzando? ¡Descubre cómo puedes empezar a crear nuevos modos en el Workshop de Overwatch!

Artículo siguiente
Hearthstone
2 d.

Novedades de Hearthstone – 26 de marzo – Parche 17.0 – Cenizas de Terrallande

La actualización de hoy incluye cambios al sacerdote, el salón de la fama y el modo Campos de batalla.